Jugar y hablar va unido

En la habitación de los juguetes se escucha a Max hablar, sus padres lo escuchan desde el salón. A Max le encanta jugar con su castillo de madera lo llena de personajes y cuando lo tiene todo a punto comienza la acción!!!

El va narrando su juego, realmente parece que no esté solo comparte una conversación imaginaria que hace despegar su creatividad.

Así se puede pasar un buen rato y a sus padres les encanta escucharlo sin que él lo sepa.

Este juego simbólico es muy importante que aparezca y se mantenga durante la mayor parte de la infancia.

Con él los niños estructuran y ordenan su pensamiento. Aprenden a organizar sus acciones , haciendo una predicción de lo que pasará o bien sorprendiéndose al tropezarse con lo improvisado.

Los adultos, hemos aprendido a través de un cúmulo de experiencias, donde han habido éxitos y fracasos. Nuestras primeras experiencias son a través del juego. Así que cuantas más horas de juego más aprenden.

A través del juego simbólico el niño copia del adulto y así integra actitudes y acciones que ve a su alrededor.

Por eso nos piden juegos como la cocinita, la caja de herramientas, los disfraces… Con todo este material consiguen hacer más real su juego.

Muy a menudo su juego va acompañado de un dialogo que van inventando y a su vez recuerda a verlo escuchado.

Tanto en el juego individual como en el compartido cada individuo asume un rol y lo desarrolla, es interesante observar que personaje elige cada niño, ya que suele ir asociado a rasgos de su carácter o de sus preferencias.

Los niños quieren compartir su juego con los demás y así los padres podemos disfrutar de estos momentos tan divertidos, conociendo sus gustos y preferencias.

¿Quieres más información sobre logopedia?

Contactáctame